Se agrava la pandemia de COVID-19 en Brasil e India

En ambos países los hospitales están al borde del colapso, ya sea por la escasez de medicinas y vacunas, o por la falta de camas y oxígeno

Las autoridades sanitarias de Brasil informaron ayer que en las últimas 24 horas se registraron otras 1,657 muertes por la COVID-19, lo que eleva a 373,335 el total de víctimas en el país.

Según el Ministerio de Salud, también han sido confirmados en la última jornada otros 42,980 contagios, que llevan a 13,943,071 el número acumulado de casos desde el 26 de febrero del año pasado, cuando se registró el primero en el país, uno de los más afectados por la pandemia junto con Estados Unidos, México e India.

Aunque las cifras de muertes han caído por primera vez en siete días por debajo de las 2,000 cada 24 horas, el propio Ministerio de Salud ha aclarado en varias ocasiones que el balance de los fines de semana no termina de reflejar la realidad, ya que los sábados y domingos se reduce el personal encargado de recopilar los datos.

De hecho, el boletín difundido el domingo por las autoridades también informa que un total de un millón 178 mil 137 pacientes continúa bajo observación, lo cual confirma que la crisis sanitaria está lejos de poder ser considerada bajo control.

La situación en Brasil se ha agravado en las últimas semanas, en especial por la circulación en todo el territorio nacional de unas nuevas y agresivas variantes de coronavirus que han llevado a los hospitales al borde del colapso, en medio de una creciente escasez de medicinas y vacunas.

En ese escenario, los especialistas prevén que, en las próximas semanas, Brasil superará los 400,000 muertes desde el inicio de la pandemia y duplicará así en los primeros cinco meses de 2021 los 194,949 decesos registrados en todo el 2020 tras confirmarse el primer fallecido el 12 de marzo del pasado año, en Sao Paulo.

ESCASEZ DE CAMAS

Asimismo, India registró este domingo un nuevo récord diario de casos de coronavirus, 261 mil 500, y de fallecimientos, mil 501, mientras varios de los estados más afectados han advertido que la creciente presión en el sistema sanitario podría desembocar en un colapso.

El jefe de gobierno de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, advirtió  de la falta de camas en las unidades de cuidados intensivos de la capital, que en las últimas 24 horas ha registrado cerca de 25 mil nuevas infecciones.

“La tasa de positividad ha aumentado de 24% a 30% en las últimas 24 horas, quedan menos de 100 camas de cuidados intensivos y hay una escasez de oxígeno”, afirmó Kejriwal.

La página web del Gobierno que informa sobre la disponibilidad de estas camas, reservadas a los casos más graves de coronavirus que necesitan asistencia respiratoria, muestra que solo están libres 95 de las 4 mil 123 con las que cuenta la ciudad.

La capital espera sumar 6 mil nuevas camas equipadas con oxígeno de alto flujo en los próximos días, dijo Kejriwal, que ha impuesto un confinamiento durante todo el fin de semana y nuevas restricciones hasta final de mes para controlar la expansión del virus.

El país asiático se encuentra sumido en una segunda ola de COVID-19 y contabiliza ya 14.7 millones de infecciones desde el inicio de la pandemia, según los últimos datos del Ministerio de Salud.

A comienzos de año, India pensaba que había vencido a la pandemia e inició una campaña de vacunación masiva. Las mascarillas y las distancias de seguridad quedaron a un lado y los festejos religiosos y los mítines electorales se llenaron de gente.

Sin embargo, en los hospitales, los médicos empezaron a advertir del aumento de casos y de que cada vez había más jóvenes enfermos, una novedad en una enfermedad que, hasta entonces, parecía suponer un riesgo sobre todo para las personas mayores.

Texto y foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *