This is the end

Por Juan Esteban Méndez

Dentro de esos extraños mini episodios de tu vida en internet dónde te topas con una pequeña tendencia guiada por la mercadotecnia o por pura casualidad del destino, en los últimos días un servidor se ha topado con muchos videos de “soldados regresando a casa” es decir, de estos jóvenes estadounidenses que hacen su servicio militar fuera del país y que regresan triunfantes para saludar a sus familiares. Punto y aparte de los tintes patrióticos que pueden llegar a tener estos videos, el encuentro o encuentros de estos personajes con sus seres queridos es entrañable, más si sus padres también han tenido un historial bélico, y no por enaltecer a la guerra, sino al contrario, porque sus padres saben muy bien el infierno de estar en un conflicto bélico.

Toda esta investigación me llevó poco a poco a ver ahora no a los hijos, sino a lo que fue el destino de sus padres, de los que por situaciones generacionales estuvieron en la guerra de Vietnam y que desgraciadamente regresaron con signos latentes de estrés y de traumas que tendrán toda su vida, de allí pase a recordar una película que en palabras de su director: “no es sobre Vietnam, es Vietnam”.

Apocalipsis Now de Francis Ford Coppola es hoy por hoy una leyenda en la industria e historia cinematográfica, que estructura un camino lentamente hacia la locura y al infierno de la guerra, con un lenguaje impactante, una violencia estéticamente perturbadora y con escenarios que rozan lo dantesco y lo surrealista, todo eso a la vez.

El protagonista Martin Sheen casi muere de un infarto durante el rodaje, el presupuesto fue superado en muy poco tiempo y el rodaje en general fue un caos, un infierno igualado a lo que quiere hacer sentir el director con respecto a Vietnam, convirtiendo su realización en leyenda.

Si aún soportas un poco de estrés y de drama a pesar de nuestra crisis internacional, te invito a ver esta película y darnos cuenta que realmente a pesar de todo, somos unas personas privilegiadas que esperemos nunca tengamos que vivir algo así.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *