Todo lo que se hace para mitigar el cambio climático se realiza mal

El cambio climático es el acelerador de lo que los humanos hacemos mal”, sentenció en una conferencia en Ciudad de México, el investigador Carlos Gay García, representante del Gobierno mexicano ante el Panel Intergubernamental de Cambio Climático.

Gay García, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM y Doctor en astrogeofísica, participó en la apertura de la exposición “Tic Tac. El cambio climático es ahora”, un recorrido audiovisual que alerta sobre las afectaciones que deja la crisis medioambiental en el planeta.

“Si deforestamos nos va ir peor con el cambio climático y al igual que si usamos mal el agua, con este tipo de acciones estamos ayudando al cambio climático porque estamos actuando en su misma dirección”, añadió.

El experto advirtió que todo lo que se hace para mitigar el cambio climático “todo lo hacemos mal y va a salir peor”, además señaló que el cambio climático “no es justo y a los que ahora les va mal, les va ir peor y los que les va bien le va ir mal”.

“Esta presentación es negativa y esperemos se vayan tristes porque no hay nada que estemos haciendo ahora que vaya en la dirección correcta en el mundo”, agregó.

Necesario conocer el impacto de cada acto. En el mismo sentido habló el coordinador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), José Sarukhán, quien dijo que el problema del cambio climático es tan importante como la perdida de la biodiversidad biológica.

Dijo que ambos problemas están íntimamente relacionados “por la demanda que las personas hacemos de bienes y recursos como comida, madera, telas y alimentos.

“El cambio climático se potencia por el uso de energéticos y no solo lo que gastamos en los automóviles o los aviones sino en cada una de las cosas que compramos, usamos y tiramos porque todo requirió de energía”, explicó.

Por ello, consideró necesario que todas las personas “conozcan el impacto de cada acto” y señaló que la huella ecológica más grande en el planeta “viene de las grandes ciudades, como Ciudad de México, y de habitantes como nosotros”.

Dijo que si no existe consciencia sobre el impacto de cada cosa que hacemos, de lo que comemos, de cada aparato o ropa que usamos “no vamos a tener noción de cómo estamos afectando ese cambio climático”.

Sarukhán pidió a los asistentes ser consumidores más inteligentes y más éticos con el medioambiente. “Los ciudadanos deben conocer el costo de su forma de vida”, señaló.

En su turno, el enviado especial de la ONU sobre calentamiento global, Luis Alfonso de Alba, recordó que el organismo dio 10 años de margen para mantener el incremento de la temperatura por debajo de 1.5 grados, es decir, para 2030 pero hay que actuar en 2020.

De Alba dijo que los combustibles fósiles ya no tiene cabida en el mundo y que los países deben apostar por las energías renovables.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *