Trump libra juicio político

La cámara de representantes de Estados Unidos (EU) tumbó ayer el último intento por abrir un procedimiento de impeachment (juicio político) contra el presidente Donald Trump. La decisión, resuelta con 332 votos en contra y 95 votos a favor, ha vuelto a visibilizar la profunda división que existe dentro del Partido Demócrata sobre este asunto. De hecho, una mayoría de sus congresistas, 137 de 235, ha votado en la misma línea que los republicanos.

El congresista demócrata Al Green presentó el martes un texto legal en el que acusaba a Trump de cometer graves crímenes y delitos menores con sus comentarios contra cuatro legisladoras progresistas, a las que pidió “irse a su país”.

Tenemos que dejar saber al mundo cómo nos sentimos al tener a un intolerante en la Casa Blanca”, ha dicho Green este miércoles. La Constitución de EU permite a los legisladores revocar el mandato de un presidente a través de la apertura de un juicio político, una vía que apoya el ala progresista del Partido Demócrata en el caso de Trump.

Green ya había fracasado en dos ocasiones anteriores para impulsar una resolución similar, pero esta era la primera vez que lo intentaba desde que su partido retomó el control de la Cámara a principios de año. Sin embargo, el liderazgo del partido, empezando por la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, se ha mostrado reticente a apoyar este curso de acción por miedo al impacto que puede tener sobre las elecciones presidenciales de 2020. Antes de la votación, Pelosi recordó que ya había seis comités analizando si hay material para abrirle juicio a Trump.

Haya o no base suficiente, las perspectivas de que triunfe un juicio político contra el presidente durante su mandato son escasas. Además del visto bueno de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, se necesitarían dos tercios de los votos en el Senado, en manos de los republicanos.

La votación sobre el inicio del impeachment llega un día después de que la Cámara de Representantes aprobara una resolución para condenar los tuits “racistas” de Trump contra las cuatro congresistas demócratas de origen extranjero, entre ellas Alexandria Ocasio-Cortez, de ascendencia puertorriqueña.

En esa ocasión todo el Partido Demócrata se unió para condenar los ataques del presidente, una unidad que no se repitió ayer miércoles.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *