Vecinos se oponen a la construcción de una gasera

Colonos de El Tamarindo temen un estallido, ya que es una zona poblada y lo peor es que colinda con una herrería, donde se usa fuego

Mas de un centenar de vecinos de la colonia El Tamarindo están muy preocupados por la construcción de una gasera que se construye en tiempo récord en la confluencia de las calles 69 por 84, esto es, apenas a dos cuadras de la Glorieta y la caseta de ventas de Las Américas.

En entrevista, Walter Lubcke, a nombre de sus vecinos, explicó que dicha calle es la que conduce de Las Américas a la comisaría de Dzityá, por lo que se trata de una zona densamente poblada, de tal manera que consideran como de muy alto riesgo el funcionamiento de esta gasera que ahora está en construcción.

—Consideramos que no es el lugar indicado para su construcción, ya que en la zona, alrededor de este proyecto, se encuentran muchas familias viviendo, además de que hay una escuela llamada Pascal, a menos de cien metros, también hay una iglesia y el Seminario Teológico de San Pablo, que es una escuela cristiana en la que se forman pastores y músicos, pero lo más preocupante es que justo al lado de la gasera hay una herrería donde cortan metales y siempre hay chispas, tenemos el temor de que en algún momento eso pueda ocasionar a futuro una desgracia —recalcó el entrevistado, quien comentó que han enviado oficios a las autoridades comentando esta situación y pidiendo que se detenga esta obra.

En las cartas enviadas se detalló que el artículo 271 de la Ley de Obras Públicas y reglamento de construcciones dice que queda prohibida la construcción de estaciones de servicio en zonas geológicamente catalogadas como de alto riesgo o de recarga de mantos acuíferos, así como en las clasificadas como de equilibrio ecológico y protección ambiental.

Además, Lubcke señaló que el terreno donde se pretende poner la gasera se encuentra en la zona 2 de crecimiento humano, una área urbanizable y tipo de vialidad intercomisaría, por lo que, de acuerdo a la tabla de compatibilidades de uso de suelo, la cual se encuentra dentro del programa municipal de desarrollo urbano de Mérida, las gaseras, al ser servicios de alto impacto, no están permitidas en dichas zonas.

Cerca de la futura gasera hay una escuela llamada Pascal, así como una iglesia y el Seminario Teológico de San Pablo, que es una escuela cristiana, pero lo más preocupante es que colinda con una herrería donde cortan metales y siempre hay chispas.

Explicó que el lugar en el que se está construyendo la gasera, que pertenece a Gas Imperial, es una zona para el crecimiento urbano y ordenado con áreas programadas al 2040, de forma progresiva y contigua a la zona 1 y a las áreas urbanizadas.

—Su consolidación permitirá un equilibrio a las funciones urbanas, así como el fomento de una conectividad y movilidad urbana que articule áreas habitacionales productivas y aquellas concentradoras de satisfactores urbanos —indicó Lubcke quien, en su calidad de representante de los vecinos de Los Tamarindos, pidió la intervención de las autoridades para no permitir que se avance en está construcción.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *