Vendedor de pescado pide apoyo, ya que tras paliza no puede trabajar

Desesperado por no poder trabajar y de no saber a dónde recurrir para que le hagan justicia, Lucio Mariano Medina Osorio, ya que decidió buscar a los representantes de los medios de comunicación para declarar en torno a la salvaje agresión del que fue víctima el pasado jueves 11 de abril, por parte del sobrino de su pareja.

Entrevistado en su domicilio de la calle 34-A x 49-F y 49-E a espaldas del campo deportivo “Juan Rivero Alonso”, dijo que fue agredido con un tubo de metal por el sobrino de su pareja cuando poco antes de las 9 de la mañana del día ya mencionado fue por una cubeta con agua en el predio donde habita su agresor y lo hizo confiado porque su ahora pareja fue quien pagó el contrato para que su ahora enemigo tenga el servicio del vital líquido.

Por los golpes que recibió se le rompieron dos costillas y deberá guardar reposo por casi dos meses. Los fines de semana vende pescado.

Señaló que al llenar una cubeta con agua en un predio que es de su esposa, salió su sobrino y lo agredió con un tubo. Por las heridas no ha podido denunciar en la Fiscalía.

Texto y foto: Isauro Chi

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: