Yucatecos consiguen plata en la olimpiada

La medalla de oro tendrá que esperar, cuando menos un año más, ya que los tres púgiles yucatecos que disputaron ayer la medalla áurea, perdieron.

Pese a todo, es la primera ocasión que una delegación yucateca de boxeo se cuelga más de cinco medallas, en una justa nacional de este tipo.

Zaíd Yam fue el primero en subir al cuadrilátero y aunque dio batalla y también metió muy buenos golpes, los jueces lo vieron perder por decisión dividida ante Cristian Reyes, del Estado de México.

El yucateco comenzó muy pasivo durante todo el primer asalto y aunque en el segundo rollo la contienda se emparejó por los contantes intercambios de golpes, en el tercero el mexiquense fue más eficaz en su golpeo, lo que le dio el triunfo, una victoria muy ajustada.

La segunda medalla de plata fue para Guillermo Keb, el orgullo de Hunucmá, quien cayó por decisión unánime ante Jesús Alejandro Castorena, de Durango, en un combate en donde el hunucmense propuso la pelea, sin embargo se encontró ante un rival más alto, de brazos más largos y con mucha movilidad y nunca resultó ser un blanco fácil para el yucateco.

Keb siempre fue hacia adelante, sin embargo, el duranguense lo hizo fallar varias veces y sí en cambio conectó buenos golpes al rostro y cuerpo del yucateco, tal y como dictan los cánones del boxeo, pega, pero nunca dejes que te peguen.

Lo más justo era una decisión dividida, ya que Keb también trajo lo suyo y cuando se encontró al rival lo conectó con cruzados y volados de derecha.
Edgar Castellanos “Chiquilín” estuvo más cerca de la medalla de oro, puso en malas condiciones a su rival, Javier Alejandro Cruz, de Hidalgo, pero no pudo terminarlo, se cansó y terminó perdiendo en el tercer rollo por Réferi Suspende el Combate (RSC).

Chiquilín lo tuvo todo, durante el primer asalto conectó sólido a su rival y lo puso en malas condiciones, pero no pudo acabarlo, le faltó ese golpe definitivo.

En el segundo le comenzaron a entrar los golpes secos de su rival y estuvo cerca de perder en el segundo asalto de no haber sido por la campana.

En el tercero, Javier Alejandro salió más confiado y terminó con el grandulón, quien fue la atracción del evento con sus 2.4 metros, a base de golpes en el rostro que motivó la intervención del réferi.

Las medallas de bronce fueron para: Katia Marfil, José María “Chema” López, Roberto Ruiz “Lizarragüita” y Haffit Talavera.

Texto y foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *